Blog

3.07.2012
¿Porqué Mienten los Niños?

Por: Rubí Cárcamo
Psicóloga de Magic Castle

Los pequeños en la edad preescolar (3-5 años) se caracterizan por no diferenciar entre fantasía y realidad. A menudo inventan historias que terminan a “viviendo” y creyéndoselas. En esta edad también es común inventar amigos imaginarios creando historias increíbles. Esto lo irá superando a medida que vaya madurando.

Para mantener su autoestima, el pequeño puede con frecuencia faltar a la verdad, posiblemente para quedar bien con sus compañeros.

Algunas veces mentir en esta edad obedece a imitar el comportamiento de otros, en especial de los padres o algún familiar cercano. En algunas ocasiones cometemos el error de mentir en frente de nuestros hijos. Por ejemplo, cuando llaman por teléfono y le pide a su hijo que diga que “no está”, o cuando va con usted a realizar cualquier diligencia y le dice “no le digás a tu papá adónde fuimos”. Recuerde que usted tiene que predicar con el ejemplo.

A veces los pequeños también mienten para llamar la atención de los padres y que de esta manera se les brinde la atención que merecen. En algunos casos puede darse la mentira como una forma de agresión cuando el niño se siente maltratado por sus padres, hermano u otras personas cercanas o de su entorno familiar.

Concluyo señalando que algunos niños mienten para obtener algún beneficio o librarse de algún castigo lo que hará que recurra a la mentira. Si el niño, al mostrar este comportamiento, obtiene lo que se ha propuesto, es posible que recurra nuevamente a este hábito como recurso.

Tenemos que estar pendiente en todo momento de nuestros hijos: creando un ambiente de confianza en el hogar para que hagamos de ellos hombres y mujeres con valores y virtudes. De esta forma irán formando su personalidad.

26.01.2012
Motor Fino vs Motor Grueso

Por: Gina Funes de Girbal

¿Qué es psicomotricidad?
El niño desde que nace no puede valerse por sí mismo. Todos sus órganos necesitan ir madurando poco a poco porque desde que nace, éstos no están totalmente listos.

En la motricidad, el sistema muscular y nervioso cumple una función determinante.  Es por eso que los primeros seis años de vida, el niño pasa por varios cambios motrices y madura más rápido. En el desarrollo normal del individuo, este desarrollo comienza de una forma gradual, secuencial y progresiva. La dirección que sigue es de arriba hacia abajo, el bebé comienza con el control de su cabeza, después su tronco.  Luego del centro hacia afuera, comienza a controlar sus hombros para luego controlar sus manos y por último sus dedos.

¿Qué entendemos por motricidad gruesa?
Son los cambios de posición del cuerpo y la capacidad de mantener el equilibrio. Esto incluye el moverse y ser capaz de mantener una buena postura.

¿Qué entendemos por motricidad fina?
Son los movimientos finos que implica la coordinación ojos y manos o sea utilizar partes específicas del cuerpo como ser las manos y sus músculos pequeños.

Podemos ver el desarrollo de la motricidad gruesa primero, cuando el bebé es capaz de sostener su cabeza, luego se sienta, gatea, camina, corre, salta, sube escaleras y así va logrando mayor cantidad de destrezas a medida va creciendo y desarrollándose. Pero más tarde viene el desarrollo del motor fino y es cuando el bebé descubre sus manos, las mueve y luego trata de agarrar objetos. Es ahí donde comenzamos el estímulo para que comience a dar palmaditas, luego el agarre de pinza, aprender a tapar y destapar objetos, hacer torres con bloques y luego cortar con tijeras.

En el desarrollo normal de un niño, la adquisición de la motricidad gruesa y fina se pueden lograr mediante la interacción que tiene el niño con el entorno que le rodea y mediante la asistencia a centros pre-escolares que se encargarán de brindar diferentes ejercicios y actividades para el correcto estímulo y así lograr el desarrollo adecuado de la motricidad.

24.01.2012
Empresa Socialmente Responsable

Por: Claudia Funes de Vásquez

Creemos firmemente que predicar con el ejemplo es la forma más genuina de impartir enseñanza. Por tal razón, Magic Castle se ha caracterizado por apoyar obras de beneficencia en pro de los niños más necesitados de nuestro país, con el propósito de fortalecer el programa de valores que impartimos en las aulas de clase y como parte de nuestro esfuerzo de contribuir a nuestra comunidad. De esta manera servimos de ejemplo a nuestros estudiantes en el desarrollo de los valores de la solidaridad y la bondad.

Un ejemplo de nuestra responsabilidad social es el apoyo incondicional a las diferentes actividades que realiza Operación Sonrisa, organización dedicada al tratamiento de niños que sufren deformidades faciales de labio y paladar hendido.

Entre las actividades que por muchos años hemos apoyado está, “Metros x Sonrisas” que consiste en la compra de metros de papel adhesivo para que nuestros alumnos dibujen y pinten para luego pegarlos en el piso de un centro comercial. De esta manera, además del apoyo económico por la compra de gran cantidad de metros, se hace conciencia con las personas que visitan el centro comercial de la importancia de apoyar esta organización, para que el sueño de miles de niños de operar su deformación facial se haga realidad.

Otra actividad es “Compra un Pastel y Regala una Sonrisa”, la cual consiste en la compra de deliciosos pasteles horneados y empacados como regalo por voluntarios de Operación Sonrisa, con el propósito de regalarlos a familiares y amigos durante la época navideña. Adicionalmente, apoyamos la campaña Regala una Sonrisa que auspicia el Noticiero Hoy Mismo, recolectando juguetes entre toda la comunidad escolar.

Estas son algunas de las actividades benéficas que apoyamos anualmente y nos hacen sentir orgullosos y felices, pues como reza el dicho….
“Hay mas felicidad en dar que en recibir.”